Categorías

Assassins Creed Anthology - PS3 Ampliar

Assassins Creed Anthology - PS3

Venta
Unidades muy limitadas. Incluye: - Assassin’s Creed - Assassin’s Creed 2 - Assassin’s Creed: La Hermandad - Assassin’s Creed: Revelations...

Más detalles

Lanzamiento: 29/11/2012

Disponibilidad. : Este producto ya no se encuentra en stock

79,95 €

Añadir al carrito
Unidades muy limitadas. Incluye:
- Assassin’s Creed
- Assassin’s Creed 2
- Assassin’s Creed: La Hermandad
- Assassin’s Creed: Revelations
- Assassin’s Creed 3
- Todo el DLC de la saga
- 5 litografías
- Caja metálica

Incluye todos los juegos Assassin’s Creed lanzados en PlayStation 3 y Xbox 360 con sus expansiones (contenido extra para un jugador y multijugador, mapas, misiones, armas…) además de cinco litografías exclusivas y una caja metálica única.

Nacimiento y caída de Masyaf (AC I y AC II)

Los assasins surgieron como grupo organizado y visible en la Edad Media, durante la Tercera Cruzada. Tras la traición de uno de los suyos, Altaïr Ibn-La'Ahad, un assassin sirio, se convirtió en su líder y llevó a la Hermandad a un periodo de autorreflexión y reformas. La importancia histórica de Altair no reside solo en el papel que jugó en la guerra entre assassins y templarios, sino también en su pertenencia a una importante estirpe genética de assassins.

El Renacimiento italiano (ACB y ACR)

Esta era tumultuosa fue testigo de un renovado conflicto entre templarios y assassins. Bajo las órdenes de Rodrigo Borgia, los templarios intentaron tomar el control de las ciudades-estado italianas. Pero la Hermandad no podía permitirlo y su líder, Ezio Auditore de Florencia, un noble que vio cómo los templarios asesinaban a su padre y hermanos siendo él joven, dedicó gran parte de su vida a luchar contra la amenaza templaria. Y su lucha fue tal que con sus acciones se ganó el título de mentor.

La Revolución Americana (AC3)

A primeros del siglo XVI, los assassin enviaron hombres al nuevo continente para establecer la Hermandad allí y asegurar la paz. Cuando los templarios llegaron a Norteamérica, cambiaron radicalmente el equilibrio de poderes y, pocos años más tarde, las filas de los assassins habían sido diezmadas considerablemente. Sin embargo, un joven tenaz, mitad nativo y mitad inglés, llamado Ratonhnhaké:ton –más tarde conocido como Connor– resucitó la organización. Su lucha en la Revolución Americana supuso un enorme obstáculo para la supremacía templaria y contribuyó a la creación de una nueva nación, una nación libre.